sábado, 31 de octubre de 2009

UNA LEYENDA DE TERROR ANTES DE DORMIR.

LA DAMA DE BLANCO.

Bueno, esta leyenda es casi conocida por todo el mundo… y no es broma, ya que este espectro se aparece en todos lados y en cada lugar tiene su historia diferente…

Aunque la leyenda mundial es la que dice que las Damas de Blanco son mujeres que fueron engañadas por sus esposos y en un ataque de locura, asesinan a sus hijos y luego se suicidan… es por eso que están condenadas a vagar con ese sufrimiento por toda la eternidad…

http://4.bp.blogspot.com/_gMB_tNnnWkU/SoWSbCMgjdI/AAAAAAAAW8Y/zQPJyHwJUb8/s400/fixed_The_Dead_Walk_Again-523262.JPG


Hay diversos mitos sobre “La Dama de Blanco” pero voy a focalizar en dos..

La clásica leyenda de la zona dice que: un joven se encuentra con una bella chica, la lleva a bailar o a tomar algo, ella siente frío, él le presta su saco, ella lo mancha de café.
Al día siguiente, cuando el joven quiere recuperar su saco en casa de la chica, la madre le comunica que está muerta, enterrada en la Recoleta.
El joven va al cementerio y encuentra su saco sobre la bóveda. Enloquece. O se suicida…


La otra historia que me llamo la atención, cuenta que: Rufinita Cambaceres, era una joven aristócrata hija de Eugenio Cambaceres un escritor de la década del 1800 y Luisa Baccini, al morir su padre de Tuberculosis, su madre paso a ser la “favorita” de Hipólito Yrigoyen (nuestro único Presidente soltero).
Para ese entonces Rufina ya había cumplido catorce años, era muy agraciada y cantidad de mozos rondaban la antigua casona de Montes de Oca, sin obtener no obstante sus favores. Ella sabía a quien amaba, con ese silencio que la caracterizaba.
Corría el año 1902, algunos hablan de 1903…, pero fue el día 31 de mayo en que Rufina cumplía sus diecinueve años, y Luisa había dispuesto una importante celebración para terminar luego la noche en el Teatro Colón disfrutando de una función lírica. Tales eran los planes. Sin embargo, el destino movió los hilos en un sentido diferente.
Según cuentan, ese día del cumpleaños diecinueve de Rufina, recibió de labios de su amiga íntima una revelación que desencadenaría los hechos subsiguientes. Pues que el mismísimo novio de la niña mantenía relaciones con su bella madre, que eran amantes. El impacto que le produjo esta confidencia ocasionó a Rufina tal lacerante dolor, que su corazón literalmente se destrozó y le provocó la muerte en el acto.

http://2.bp.blogspot.com/_gMB_tNnnWkU/SoWSchtw5NI/AAAAAAAAW84/Zl9BMhflmk4/s400/mirada_espanto_terror_.JPG

Uno de los médicos presentes diagnosticó un síncope. Tres médicos certificaron que Rufina había muerto.
Hipólito Yrigoyen se cuidó de acompañar a Luisa e inhumar sus restos en la Recoleta.
Sin embargo, esta funesta historia no había acabado aún; el espanto recién comenzaba.


Un par de días más tarde, el cuidador de la bóveda de los Cambaceres debió comunicar a Luisa que descubrió abierto y con la tapa quebrada el féretro de Rufina. El cajón se había movido; y cuando lo abrieron, encontraron a la joven con el rostro y las manos arañados y amoratados.
Se cuenta que Rufina habría sido víctima de un ataque de catalepsia y despertó en la oscuridad del sepulcro para rendirse y volver a morir después de una desconsolada y estéril pelea.
Oficialmente se manifestó que se había tratado de un hurto, dado que la niña había sido enterrada con sus joyas más lucidas; no obstante, a Luisa le tocó vivir el resto de su vida remordida por el conocimiento y certidumbre de que su hija había padecido un ataque de catalepsia por lo que fue sepultada viva.

http://afuerahayalgo.com.ar/imagenesblog/bigs/damablanca.jpg

Se dice que la joven Rufina, vaga entre las bóvedas por las noches, llorando por amor con su corazón destrozado…

1 comentario:

  1. Hola, es verdad que es una historia muy conocida y que tiene sus historias análogas en otros cementerios del mundo.
    En nuestra Recoleta, existen además otras historias...

    ResponderEliminar