viernes, 5 de febrero de 2010

DUROS DEL CINE, HOY SILVESTER STALLONE.

http://2.bp.blogspot.com/_h2D5JJCaRRA/R1AaX8n0JlI/AAAAAAAAACw/jSXCO5onQak/s1600-R/rocky4.jpg

Nacido en Nueva York, Stallone fue al colegio en Filadelfia, donde empezó a interesarse por la interpretación. Pasó dos años en el American College of Switzerland en Ginebra. De vuelta en los Estados Unidos, se matriculó en arte dramático en la Universidad de Miami, donde también dio sus primeros pasos como guionista. En 1973 pasó por casi todos los castings de la ciudad, pero tuvo poco éxito.

Durante este período, Sylvester se volcó en la escritura de guiones.
Su primera oportunidad relevante se le presentó en 1974 cuando consiguió uno de los papeles principales en The Lords of Flatbush. Este film le supuso también su primer crédito como guionista; concretamente por los diálogos adicionales.

Con el dinero que ganó gracias a este trabajo, Stallone dejó Nueva York y se mudó a Hollywood. Ya instalado, comenzó de nuevo a llamar a todas las puertas de los estudios y de los representantes artísticos, consiguiendo algunos papeles de reparto en cine y televisión. Paralelamente, continuó con su trabajo como guionista.

El púgil Rocky Balboa cobró vida en un guión que Stallone escribió enteramente a mano. Varios productores le hicieron suculentas ofertas por el guión, a condición que el papel principal de la película fuera interpretado por un actor de renombre. Pero Stallone insistía en que debía ser él quien encarnara a Rocky. Sly se mantuvo firme y su perseverancia dio finalmente resultado: Rocky ganó el Oscar a la mejor película en 1976 y le valió el Oscar al mejor guión original.

http://i37.tinypic.com/25hfinn.jpg

Los créditos de Stallone como actor, guionista y director a la vez incluyen Rocky II y La cocina del infierno. Como actor y coguionista ha hecho F.I.S.T., Acorralado, Rambo II, Rhinestone y Rambo III. También ha coescrito, dirigido y producido La fiebre continúa y ha protagonizado Halcones de la noche, Evasión o victoria, Tango y Cash y Encerrado. Rocky V, protagonizada y escrita por Stallone y dirigida por Jon Avildsen, se estrenó en 1990.

A su vez, Stallone ha encabezado el reparto de Get Carter, Máximo riesgo, Demolition Man, El especialista, Asesinos, Pánico en el túnel y Driven, y ha interpretado el difícil y emotivo papel de Freddy Heflin en la producción Copland, trabajo que le valió el aplauso unánime del público y la crítica internacional.

A sus 59 años, el actor ha decidido desempolvar aquellos dos míticos papeles que le alzaron hasta lo más alto, los de Rocky y Rambo. Para ello, no ha dudado en volver a ponerse los calzones para rodar la sexta entrega del mítico boxeador, bautizada como Rocky Balboa (2007), en la que el viejo y acabado italiano se plantea el reto de volver a triunfar sobre el cuadrilátero. Para el 2008 nos sorprenderá con la cuarta parte del ex combatiente del Vietnam, cuyo título provisional es Rambo IV: En los ojos de la serpiente, y en la que tendrá que volver a la carga para liberar a su hija secuestrada.

ENTREVISTA PARA FHM.ES


Una de las mejores entrevistas que ha dado en su vida el más duro de la historia del cine. Nos habla de protagonizar El Padrino, Rambos mexicanos y romperse el cuello en un rodaje. Este es sólo un extracto de la entrevista que podrás leer completa en la FHM de febrero. ¡Ya en tu kiosco!

¿Cuál es tu escena favorita de las seis películas de Rocky?
En la primera, él está tumbado al lado de su mujer, Adrien, y dice: “No puedo ganar”. Pero los productores se negaron a rodarla. Para mí, esa escena resumía todo lo que Rocky significaba. Tuve que beberme una botella de vino barato para calmarme después de eso. Luego me dieron la oportunidad de hacerla, la vieron y admitieron que tenía razón.

¿Es por eso que muchos productores te consideraban un tipo insoportable?
Seguro. Nadie quería rodar Rocky. Nadie quería protagonizarla. Y cuando se convirtió
en un éxito, muchos se tomaron mal mi recién estrenada popularidad. Incluso después de que ganara el Oscar, nadie quiso hacer Rocky II. Un director llegó a sugerir una secuela en la que Rocky se iba a la mansión Playboy. Así que los productores renunciaron y ningún director quería dirigirla. Tuve que escribir yo el guión, protagonizarla y dirigirla. Nadie más quiso hacerlo. Y así es como terminé dirigiendo Rocky II, III y IV.

¿Es verdad que Mike Tyson quería ser tu rival en Rocky Balboa?
Por supuesto. Yo quería para el papel al campeón de los pesos pesados Roy Jones. Pero cada vez que le llamaba por teléfono estaba ocupado: “Está pescando, está arreglando su camioneta...”. Después de la llamada número 33, Mike Tyson –que había oído hablar del papel– me llamó. Pero le dije: “¿Por qué no sales gritando desde fuera del ring?”. Y es lo que hizo al final. Tyson hubiera destrozado a Rocky. Habría sido ridículo.

¿Hubo verdadero contacto físico cuando rodasteis las escenas de lucha?
Dolph Lundgren y yo nos lo tomamos muy en serio. Le decía que, en cuanto las cámaras se pusieran a rodar, tratara de noquearme. Una vez me dio tan fuerte en la parte de arriba de la cabeza que sentí cómo se aplastaba mi columna vertebral. Y para rematar, me atizó
un uppercut tremendo. Esa noche mi pecho empezó a hincharse y me tuvieron que llevar en helicóptero al hospital. Me dijeron que Dolph me había dado tan fuerte en las costillas que me estaban comprimiendo demasiado el corazón y había estado a punto de morir. Después de eso fue como: “Dolph, es sólo una película, tío...”.

También dejó bastante magullado a Carl Weathers, el actor que hace de Apollo Creed, ¿no?
Estábamos coreografiando una escena para Rocky IV entre Carl y Dolph y, de pronto, Carl grita: “Te estás pasando, tío” y empuja a Dolph. Así que éste le agarra y le tira al suelo. Y yo sólo podía pensar: “¿Por qué no están las cámaras rodando?”. Suponía que Carl se la devolvería y pensé: “¡Esto va a ser la caña!”, pero en vez de eso chilló: “¡Voy a llamar a mi agente!”.

Seguro que ya estás preparando una nueva película de Rocky en la que vuelva a salir Apollo Creed...
Rocky Balboa es el último Rocky que pienso hacer. Había planeado meter algunos planos de Apollo en Balboa, pero a Carl no le gustó la idea. Está cabreado conmigo desde que
su personaje murió en Rocky IV. Ya entonces me decía: “¿Por qué tengo que morir? ¿No
me puedo quedar en coma?”. No me lo ha perdonado, pero tengo otras preocupaciones. Con esta última película, creía que a la gente le iba a parecer que un anciano Rocky peleando era pasarse de la raya. Para algunos, era como si Al Pacino hiciera ahora El padrino VIII.

¿No te llegaron a ofrecer nunca un papel en esa película, en El padrino?
Originalmente, los productores querían que dirigiera, escribiera e interpretara el papel
de Michael Corleone en El Padrino III. ¿Te lo imaginas? ¿Yo haciendo de Michael Corleone? Hubiera sido un suicidio para mi carrera.

Hay un rumor que dice que en la próxima entrega de Rambo vas a pelear con unos cuantos monstruos...
He estado pensando sobre en qué zona ambientar la película: Rambo ha estado en Afganistán, Vietnam y Birmania. Luego pensé: “Los militares han empezado a investigar con el ADN para aumentar la agresividad de la raza humana...”. Pero al final he decidido situarla en México, donde han asesinado a más de mil mujeres en los últimos años. Me parece un tema excelente para la película.

En The expendables estáis tú, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Jet Li, Mickey Rourke, Jason Statham... Menudo olor a sobaco debía de haber en el rodaje, ¿no?
Tío, éramos un montón de tipos, a cuál más duro, zurrándonos a base de bien. No es broma: nuestros especialistas nos pedían clemencia. No se lo he contado a nadie, pero después de una de las peleas me fracturé el cuello y me tuvieron que poner una placa metálica. Fue una operación muy seria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario